Los animales no deberían sufrir en las granjas.

Compassion in World Farming lleva a cabo campañas pacíficas para poner fin a la ganadería intensiva y al sufrimiento de miles de millones de animales.

Creemos que la mayor causa de maltrato animal en nuestro planeta merece un enfoque centrado y especializado – así que sólo trabajamos en la protección y el bienestar de los animales “de granja”.

Somos un movimiento global de personas, que trabaja con responsables políticos progresistas y compañías de alimentos visionarias, para transformar nuestra agricultura. Juntos, podremos alimentar a las poblaciones futuras, proteger el medio ambiente, y poner fin a la cruel ganadería intensiva.

Por qué unirse a nuestras campañas

En el corazón de este increíble movimiento está una de las organizaciones benéficas globales más eficientes que consigue cosas extraordinarias con recursos limitados.

En el pasado, las campañas de Compassion ya han visto el principio del fin de muchos de los peores aspectos de la ganadería intensiva - la prohibición de las jaulas con entorno árido en batería para las gallinas ponedoras; el fin del confinamiento casi permanente de las cerdas; la abolición de los horriblemente restrictivos cajones para terneros. La UE ha escuchado nuestra voz y ha promulgado legislación sobre todos estos asuntos.

Leer más sobre nuestras campañas

España necesita Compassion

España es uno de los países agrícolas más importantes de Europa, con una ganadería intensiva muy desarrollada. Al año, en España, alrededor de 850 millones de animales son sacrificados para producir alimentos. Lamentablemente, la casi totalidad de ellos viven en granjas intensivas.

Confinados en jaulas como las gallinas, los conejos o las cerdas, o hacinados en grupos de hasta 30-40.000 animales dentro de naves industriales sin ningún tipo de estímulo o enriquecimiento como los pollos de engorde, la gran mayoría de los animales españoles viven su (demasiado) corta vida en condiciones totalmente incompatibles con su bienestar. Su sufrimiento es enorme.

Existen leyes europeas para proteger a algunos de estos animales, pero a menudo no se aplican correctamente (como la directiva sobre los cerdos) o son insuficientes para proteger el bienestar de los animales (como la directiva sobre los pollos).

Comparando España con otros países europeos, la situación en algunos casos es peor.

Por ejemplo en España, la mayoría (más del 94% ) de las gallinas ponedoras aún viven en jaulas, mientras que en Italia son el 65%  y en Inglaterra el 43%. Alemania ya ha prohibido toda jaula para las gallinas.

Compassion piensa que en España es urgente una mayor sensibilización sobre las horribles condiciones de los animales en sus granjas y que una ganadería diferente y mejor es posible, no sólo en interés de los animales, sino también en el de las personas y el medioambiente. Un número siempre creciente de ciudadanos y consumidores españoles mejor informados, serán capaces de presionar al Gobierno y a la industria alimentaria y conseguir esos cambios que son vitales para poner fin al sufrimiento de 850 millones de animales españoles.

Aquí hay varias preguntas frecuentes
Hens in barren looking cages
Dairy petition delivery in Brussels
Pigs in a barren pen

¿Por qué el bienestar animal es importante?

Las leyes de la Unión Europea reconocen a los animales como "seres sensibles", lo que significa que un animal:

  • Es consciente de lo que le sucede y de lo que sucede en su entorno
  • Es consciente de las emociones relacionadas con las sensaciones que experimenta
  • Tiene la capacidad de aprender de la experiencia
  • Es consciente de las sensaciones que su propio cuerpo experimenta, como el dolor, el hambre, el frío o el calor
  • Es consciente de su relación con otros animales, incluyendo a los seres humanos
  • Tiene la habilidad de distinguir y escoger entre diversos objetos, animales y situaciones, lo que demuestra que comprende lo que sucede a su alrededor.

Es decir, los animales son conscientes de cómo se sienten, dónde están, con quién están y de la manera en que son tratados. Los animales sufren.

El bienestar de un animal comprende el bienestar físico, el bienestar psicológico y la posibilidad de desarrollar sus comportamientos naturales.

El bienestar animal y la ganadería intensiva son incompatibles por las condiciones de confinamiento, hacinamiento y privación en que son obligados a vivir los animales.

Las “prácticas” de la cría intensiva incluyen:

  • Una vida totalmente vivida en instalaciones interiores, sin nunca ver la luz del sol o pastar. Esta es la suerte de la mayoría de los cerdos, de las aves de corral y de las vacas lecheras
  • Mutilaciones: por ejemplo a los cerdos se les corta la cola y a las gallinas el pico (todo sin anestesia)
  • Jaulas: la mayoría de las gallinas ponedoras y de los conejos viven confinados en pequeñas y vacías jaulas.
  • Crecimiento rápido: los animales son forzados a crecer rápido y son sacrificados cada vez más jóvenes. Por ejemplo un pollo de engorde es sacrificado a solo 39-42 días de vida
  • Transporte de larga distancia, que  comporta maltrato físico y asusta a los animales.

CIWF cree que todos los animales, incluidos los criados para la alimentación,   tienen derecho por lo menos a una vida digna y sin sufrimiento, en que su bienestar sea respetado.

¡ÚNETE A NUESTRO MOVIMIENTO!

Sin duda hay 850 millones de razones para apoyar nuestras campañas: tantos son los animales que viven una vida hecha solamente de sufrimiento en las granjas españolas.

1. Síguenos en Facebook

2. No compres productos de ganadería industrial.

Compra menos carne y productos lecheros y elije productos provenientes de sistemas más respetuosos con el bienestar animal, como los sistemas en que los animales son criados al aire libre.

3. Apoya y comparte nuestras campañas con tus amigos y tu familia:

Descarga nuestro folleto

"Gracias!"