La magia de amar a los animales

News Section Icon Publicado 14/02/2020

Plrd
Créditos: Richard Dunwoody / Compassion In World Farming

Para muchos de nosotros, el amor por los animales o la amistad de una mascota en el hogar es una experiencia muy gratificante. Un vínculo que representa el amor incondicional.

Los animales tienen poderes curativos extraordinarios. Un consuelo en tiempos difíciles y compañía a lo largo de la vida. Lo experimento con mi propio perro rescatado, Duke, que es una parte muy importante de nuestra familia e inquebrantable en su afecto y lealtad. No pasa un día en que no nos haga sonreír.

Creo firmemente que hay magia en amar a los animales.

Pero amar a los animales puede ser polarizante para algunos. Una emoción que solo se aplica a algunas especies animales como las mascotas de la familia o una emoción que se puede encerrar u omitir dependiendo de una necesidad personal, un estilo de vida, un deporte o un negocio.

Istock 177504951 350X233
Créditos: Edi_Eco

En un artículo reciente en el blog "If Pigs Were Pets", exploré cuántos amantes de los animales hacen una pausa para pensar en la vida del ser sintiente detrás de su sándwich de bacon, salchichas, bistec o hamburguesa. ¿Por qué esta desconexión con la vida de los animales sintientes que proporcionan nuestra comida? ¿Cómo podemos reaccionar enérgicamente ante la crueldad hacia nuestros animales de compañía y, al mismo tiempo, hacer la vista gorda ante el intolerable sufrimiento de los animales en las granjas?

El problema es la disonancia cognitiva y, trágicamente, el problema es de toda la sociedad.

A medida que nos acercamos a un momento enormemente desafiante en esta Tierra para todas las especies, estoy resuelto a hacer todo lo que esté en mi mano para ayudar a poner fin a la mayor crueldad animal de todas: la cría industrial de animales.

Actualmente nos enfrentamos a una situación en la que los gobiernos mundiales advierten sobre una crisis alimentaria; que para alimentar al mundo, dicen, necesitamos producir un 70% más de alimentos en menos tierra o enfrentar el hambre. Casi a diario, escuchamos nuevas ideas sobre "alimentar al mundo". Las soluciones van desde una mayor industrialización con todo el impacto planetario y los problemas de bienestar de los animales en las granjas que conlleva, hasta extraños avances tecnológicos.

Sin embargo, un futuro decente para nuestros hijos depende de que dejemos de lado la retórica de "alimentar al mundo" y todo lo que hay detrás. Necesitamos comenzar una gran conversación hoy sobre los antiguos tabúes, evidentes pero incómodos, en torno a la presión de la población y la necesidad de respetar y considerar la vida de todos los animales y nuestro mundo natural. Adoptar un nuevo sistema alimentario respetuoso con la naturaleza y comer menos carne, lácteos y huevos, producidos con un estándar de bienestar más alto, dando la espalda a productos de la cría industrial.

Lo primero que debemos hacer es dejar de malgastar casi la mitad de la cosecha mundial en la práctica dañina y profundamente cruel de la ganadería industrial. Ya producimos el doble de lo que necesitamos. El 40% de nuestra cosecha global de cereales y soja se destina a la alimentación de los animales en las granjas, desperdiciando suficiente alimento para cuatro mil millones de personas adicionales en el planeta. Después de todo, los productos obtenidos de los animales en las granjas sólo retornan una fracción del valor alimenticio de los cultivos que consumen tanto en calorías como en proteínas. La mayor parte, desperdiciada en la conversión a carne, leche y huevos. Eso no quiere decir que sólo debamos comer cereales; el alimento para animales que se cultiva en la tierra debe reutilizarse para proporcionar una amplia gama de nutritivos alimentos a base de plantas de una manera mucho más eficiente que la producción de carne de ganadería industrial.

Por lo tanto, no se trata de hacer que la rueda de producción gire más rápido. Porque eso solo causará un agotamiento de recursos más rápido; de vida silvestre, agua y suelo, sino acerca de producir alimentos de manera diferente. En formas que realmente funcionan con la naturaleza. Que utilizan pastizales naturales para animales en libertad. Donde los animales son devueltos a granjas extensivas al aire libre, dentro de las rotaciones de cosechas y pastos. Donde hay muchos menos animales en las granjas, siendo tratados con compasión, dignidad y respeto. Muy lejos de donde estamos ahora, donde la gran mayoría son criados en fábricas, encerrados en su interior, sin nunca ver la luz del día.

Philip Izzy And Lambs 350X233
Créditos: Richard Dunwoody / Compassion In World Farming

Cuando todo está dicho y hecho, lo que necesitamos es un enfoque a largo plazo que alimente a las personas de una manera que termine con la crueldad hacia los animales en las granjas y permita que la naturaleza prospere.

Entonces, este día de San Valentín, pensemos realmente en la vida sensible detrás del paquete de nuestra carne, lácteos y huevos.

Recordemos el amor incondicional y el fuerte vínculo que sentimos por nuestras mascotas compañeras cuando hacemos nuestra elección de estilo de vida y alimentos, y evitemos siempre los alimentos llamados "baratos" pero cruelmente intensivos de la ganadería industrial.

Todos recordamos el lugar especial que los animales de corral tenían en nuestros corazones cuando éramos niños, así que asegurémonos de nunca olvidar ese amor y ayudar a poner fin a la cría industrial, el mayor abuso hacia los animales en el planeta.

 

por Philip Lymbery