Farm Animals Fish header.jpg

Peces - Los animales de granja olvidados

Los peces son animales. Sienten dolor, estrés y miedo. Exhiben emociones positivas, vínculos sociales e inteligencia avanzada.

La investigación científica constantemente impulsa nuestro aprecio por lo fascinantes que son. Mucho más complejos de lo que pensamos, los peces viven vidas ricas y sociales: comunicándose; cazando cooperativamente e incluso desarrollando tradiciones culturales.

Tanto la ciencia como el sentido común nos dicen que los peces son inteligentes y, por lo tanto, merecen buenas vidas tanto como cualquier otro animal. Lamentablemente, debido a las actividades humanas, actualmente sufren por billones en todo el planeta.

Es hora de reconsiderar nuestra forma de pensar sobre los peces y observar, con mirada renovada, cómo se les trata.

Cambio de actitud hacia los peces

Compassion in World Farming, en asociación con Eurogroup for Animals, contrató a la agencia de encuestas ComRes para realizar una encuesta a nivel europeo sobre las actitudes hacia los peces.

Más de 9.000 personas fueron entrevistadas en 9 países europeos en 2018. Los resultados indican una disparidad entre cómo se siente el público acerca de los peces y cómo la industria trata a los peces. La mayoría de los adultos en cada uno de los mercados europeos evaluados (9 de cada 10 en España), piensan que el bienestar de los peces debe protegerse en la misma medida que otros animales que forman parte de la cadena alimentaria humana, y una mayoría opina que el bienestar de los peces podría protegerse mejor que actualmente.

Los problemas relacionados con los peces no se conocen bien y las compañías pesqueras no los comunican bien. Por ejemplo, los consumidores europeos suponen que los peces certificados como "sostenibles" han vivido mejores vidas cuando la realidad es que su bienestar no se ha tenido en cuenta en absoluto.

La mayoría de los encuestados dice que el bienestar de los peces afecta su decisión de qué productos comprar. Pero esta capacidad del consumidor actualmente está inhabilitada debido a que no existen sistemas de etiquetado que aborden el bienestar de los peces. Por lo tanto, no hay ningún incentivo para que la industria trate mejor a los peces. Aparte de los problemas éticos, este es un paso en falso económico porque la mayoría de los encuestados informan que estarían dispuestos a pagar más por productos de bienestar más altos.

A una clara mayoría de los adultos en los mercados europeos (el 88% en España) le gustaría que la información sobre el bienestar de los peces fuera visible en el etiquetado de todos los productos pesqueros, para poder tomar decisiones informadas sobre el tipo, especie y bienestar de los peces que compran y consumen.

school-of-fish_700px

Los billones olvidados

Los peces son los animales más utilizados en la Tierra. Los números son enormes. Es difícil saber exactamente cuántos peces mueren en el mundo, porque hay demasiados para contarlos. Pero teniendo en cuenta su peso, se estima que entre uno y tres billones de peces mueren cada año para convertirse en alimento.

De todos los animales que la gente come, los peces son los más incomprendidos. Los peces son animales sensibles. Pueden sentir dolor, placer y otras emociones. A pesar de esto, los peces reciben muy poca protección legal y son criados en condiciones terribles o capturados en la naturaleza utilizando métodos extremadamente crueles.

La magnitud de un problema de bienestar animal puede medirse de la siguiente manera: Duración del sufrimiento x intensidad del sufrimiento x cantidad de animales

La duración del sufrimiento de los peces en el momento del sacrificio se puede medir en minutos u horas. Un proyecto de investigación descubrió que los peces pueden tardar entre 55 y 250 minutos en asfixiarse hasta la muerte. Aquellos destripados vivos, aún tardan entre 25 y 65 minutos en morir. La intensidad de este sufrimiento suele ser severa.

Lo anterior demuestra que este es el mayor problema de bienestar animal de nuestro tiempo.

¿Cuáles son los retos?

Sostenibilidad

En la naturaleza, el número de peces está cayendo en picado catastróficamente debido a la sobrepesca de los humanos. Según algunas estimaciones, el 90% de los grandes peces han sido eliminados del mar. Si la pesca continúa como en la actualidad, sin dejar tiempo a los ecosistemas marinos para recuperarse, nuestros océanos se convertirán virtualmente en desiertos para el año 2050. Una vez que estas criaturas y hábitats se hayan perdido, no habrá forma de que podamos recuperarlos. Nuestros hijos podrían heredar un mundo sin peces.

Bienestar

El colapso de las poblaciones de peces a nivel mundial significa que no es sostenible comer la mayoría de los peces capturados en el medio silvestre. Desde el punto de vista del bienestar, la situación también es mala. Los peces silvestres pueden haber llevado una vida decente en la han sido libres de expresar sus comportamientos naturales, pero su captura y matanza a menudo pueden ser violentas y crueles. Los peces pueden experimentar su existencia: perseguidos hasta el agotamiento; guiados por descargas eléctricas; atrapados en redes afiladas o capturados en ganchos. Cuando los peces son arrastrados rápidamente desde las profundidades, sus órganos internos pueden explotar y los ojos salen de sus cuencas debido al cambio en la presión.

En algunos casos, puede ser más sostenible comer pescado de piscifactoría, especialmente si los peces que se crían no son depredadores, por ejemplo, la carpa o el bagre. Sin embargo, la mayoría de los peces de piscifactoría no son sacrificados humanamente. La sofocación es el método de sacrificio más utilizado y esto puede llevar horas. Por lo tanto, tanto en el caso de los peces de piscifactoría como en el de los peces capturados en el medio silvestre, es razonable decir que casi todos los animales son sacrificados en formas que no se consideran humanas.

aquapools-fish-farming_700px

Granjas submarinas industriales: "Acuicultura"

En la acuicultura, los peces se crían en áreas confinadas y se cultivan a medida antes de ser sacrificados y vendidos. La mayoría de los sistemas agrícolas están diseñados teniendo en cuenta la economía, en lugar de las necesidades de los peces. Cuando comparamos un tanque o una jaula con los entornos naturales de los peces, todos restringen severamente los comportamientos naturales del animal. Los peces están hacinados en condiciones donde florecen los parásitos y las enfermedades. La mayoría de los peces de piscifactoría se crían en lo que esencialmente se pueden considerar granjas industriales bajo el agua de bajo bienestar.

Expandiéndose rápidamente, más de la mitad de los mariscos del mundo ahora provienen de la acuicultura. Además del sufrimiento de los peces mismos, la piscicultura puede ser muy dañina para el medio ambiente y las comunidades locales. Son necesarias con urgencia nuevas directrices y legislación, análogas a las de las granjas terrestres, para garantizar que esta industria deje de causar un daño tan extenso.

Sacrificio

La agricultura debería garantizar dos factores fundamentales para el bienestar de los animales: una buena vida y una muerte humana. Los peces de granja se sacrifican en granjas o en plantas de sacrificio especializadas. Antes de ser sacrificados, los peces pueden ser manipulados más de lo que están acostumbrados, lo que puede ser muy estresante. Por ejemplo, la clasificación, el ayuno, la aglomeración y el transporte a menudo tienen lugar en los últimos días/horas de vida.

Tradicionalmente, muchos de los métodos utilizados para sacrificar peces han sido inhumanos, por ejemplo: inmersión en una mezcla de hielo y agua; asfixia en el aire; exposición al dióxido de carbono y desangrado, entre otros. Estos causan mucho dolor y miedo. Su violenta lucha por sobrevivir demuestra el intento de escape de los peces. El sufrimiento puede ser extremadamente prolongado. Muchos peces permanecen conscientes y sensibles al dolor durante varios minutos después de cortarles las branquias y dejar que se desangren.

Existen métodos más humanos de sacrificio, pero sin la debida legislación vigente, la mayoría de las operaciones pesqueras prefieren mantener bajos sus costos y no comprar los equipos pertinentes para permitir una muerte rápida.

fish-dead-in-orange-net_700px

¿Cuáles son las soluciones?

Con el establecimiento de pautas y políticas apropiadas, se puede reducir el nivel total de pesca silvestre para que los sistemas ecológicos marinos puedan recuperarse. La pesca puede utilizar métodos más cortos y menos estresantes de captura y desembarco, lo que garantiza que un sacrificio más humano se convierta en la norma y se prohíban los métodos de captura que utilizan carnada viva. El etiquetado puede informar claramente al consumidor sobre lo que está comprando, cómo se produjo y cuáles son los impactos.

La agricultura no tiene que ser intensiva, industrial, cruel e insostenible. En todo el mundo, se pueden encontrar ejemplos de personas que cultivan y crían de la manera correcta. Las soluciones existen para traer pescado al mercado éticamente. Lo que se requiere es articular claramente cómo sería la mejor práctica y que la industria sea abierta y transparente sobre su capacidad para mejorar.

En la actualidad, la mayoría de los gobiernos tienen políticas pesqueras muy desactualizadas que fomentan: la sobrepesca insostenible, el daño ambiental, el desperdicio excesivo y el bienestar raramente es tenido en cuenta. Los gobiernos deberían escuchar a los científicos y expertos apropiados y cambiar la política de la extracción máxima por procesos que sean más respetuosos con los animales y los ecosistemas.

Si se toman medidas decisivas ahora podemos volver a tener una industria pesquera próspera y consumidores que puedan comprar pescado en confianza, sabiendo que se han tenido en cuenta los niveles razonables de preocupación por el bienestar animal y la sostenibilidad ambiental.

¿Qué va a hacer Compassion?

Compassion in World Farming pronto lanzará una campaña por el bienestar de los peces. Estaremos observando las prácticas de piscicultura a lo largo de toda Europa. Queremos establecer las mejores prácticas y trabajar con los productores, los esquemas de certificación y los minoristas para garantizar que los consumidores puedan seleccionar peces de cría de mayor bienestar en la UE. En última instancia, trabajaremos con los socios y las partes interesadas clave para garantizar que exista una legislación europea que proteja a los peces de la misma manera que otros animales de granja están protegidos.

¿Qué podemos hacer?

Comer menos pescado

La demanda del consumidor de pescado es uno de los principales impulsores de la sobrepesca. Todos podemos ayudar comiendo menos pescado. Recientemente, muchos consejos de alimentación saludable han enfatizado comer más pescado. En muchos casos podemos lograr una dieta muy saludable ya sea en gran medida o en su totalidad basada en plantas. Para el consumidor consciente, es importante asegurarse de que estamos comprando pescado ético. Esto significa que es sostenible, con las consideraciones de bienestar adecuadas. Necesitamos alentar a los minoristas a ser transparentes sobre el origen de nuestros peces.

Opciones mejoradas

Al comprar pescado, ya sea capturado en libertad o de piscifactoría, es importante comprar pescado solo con una certificación de sostenibilidad que tenga en cuenta también criterios de bienestar animal. Nuestra encuesta a nivel europeo encontró que éste es un punto significativo de confusión para los consumidores. Los compradores éticos quieren que las marcas se tomen en serio el bienestar de los peces, pero actualmente no existen productos que cumplan con este criterio ni esquemas de certificación que respalden estos esfuerzos.

Siempre que tengas opción es importante hacer saber a los proveedores, ya sean marcas o establecimientos, que como consumidor deseas productos que certifiquen el bienestar animal.

Cuéntaselo a tus amigos

Actualmente, muchas personas no se dan cuenta de hasta qué punto los peces sufren para satisfacer las demandas del mercado. Alentamos a nuestros miembros a que se informen y debatan estos problemas con sus amigos, compañeros y familiares. Compassion in World Farming publicará próximamente más información sobre peces y piscicultura en toda Europa. Nuestra campaña se lanzará en noviembre de 2018, por lo que alentamos a las personas a seguirnos en las redes sociales y estar atentos para recibir información sobre más acciones próximamente.