Icono de búsqueda

Poniendo fin a la Ganadería Industrial

Impacto Medioambiental

Leer más
Vista aérea de la deforestación en Brasil

Cambio climático

La ganadería industrial intensifica el cambio climático al generar un gran volumen de gases de efecto invernadero. 

Oil Mining
La ganadería industrial está agravando el cambio climático con su producción de grandes cantidades de dióxido de carbono y metano.

Ya sabemos que el cambio climático provocado por el hombre es real y que representa una gran amenaza para el planeta y sus habitantes. Los datos actuales sugieren que debemos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los países desarrollados en al menos un 80% para 2050 si queremos evitar un aumento de temperatura promedio de más de 2ºC1La ganadería industrial es un factor importante que contribuye al desafío del cambio climático, ya que libera grandes volúmenes de estos gases.

Una gran variedad de fuentes de dióxido de carbono

La ganadería industrial produce gases de efecto invernadero a lo largo de toda su "cadena de suministro". Por ejemplo, la tala de bosques para cultivar y criar animales reduce los ‘sumideros’ de carbono vitales y libera gases previamente almacenados en el suelo y la vegetación.

Una indústria hambrienta de energía

La ganadería industrial también requiere grandes cantidades de energía para funcionar. Esta no se utiliza solo para criar a los animales, sino también para cultivar la gran cantidad de alimento que necesitan. Según un estudio publicado por The Royal Society2, el alimento es el consumidor de energía dominante, que utiliza alrededor del 75% de la energía total requerida. El resto es necesario para factores como la calefacción, la iluminación y la ventilación.

El dióxido de carbono no es el único problema

El problema no es solo el dióxido de carbono: gases como el metano y el óxido nitroso, que también se producen en cantidades significativas, se liberan a través de diversas fuentes, incluidos los purines y el uso de fertilizantes. La ganadería produce el 37% y el 65% de nuestras emisiones globales de metano y óxido nitroso, respectivamente3. Ambos gases son mucho más potentes que el dióxido de carbono.

El cambio climático dificultará la cría de animales

El cambio climático ya está perjudicando la producción de alimentos4  y se prevé que estos impactos aumenten con el tiempo, con efectos potencialmente devastadores. Las temperaturas más altas, por ejemplo, podrían empeorar aún más la situación en las regiones con escasez de agua y dificultar la cría de animales y el cultivo de alimentos. Según el Convenio sobre la Diversidad Biológica5 , el cambio climático puede afectar el crecimiento y la producción de las plantas ya que promueve la propagación de plagas y enfermedades, aumenta la exposición al estrés por calor y fomenta la erosión del suelo debido a los vientos más fuertes.

No lo decimos solo nostros

La carne de vacuno de las granjas industriales requiere el doble de energía de combustibles fósiles que la carne de vacuno criada con pastos.

Pimentel (2004)6

LA GANADERÍA REPRESENTA ALREDEDOR DEL 14,5% DE NUESTRAS EMISIONES GLOBALES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO

Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO) (2013)7

Added heat stress, shifting monsoons, and drier soils may reduce yields by as much as a third in the tropics and subtropics, where crops are already near their maximum heat tolerance. El estrés por calor adicional, los monzones cambiantes y los suelos más secos pueden reducir los rendimineots hasta en un tercio en los trópicos y subtrópicos, donde los cultivos ya están cerca de su máxima tolerancia al calor.

United Nations Environment Programme (UNEP) (2001)8

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial agrava el cambio climático. Al tomar medidas contra la ganadería industrial, no solo estamos creando una revolución en la manera en que criamos animales y nos alimentamos; también estamos abordando uno de los mayores desafíos de sostenibilidad del planeta.

Action Icon
¿Quieres luchar contra el cambio climático?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Pérdida de la biodiversidad

La ganadería industrial pone en peligro la naturaleza y amenaza la supervivencia de muchos animales y plantas.

Mariposas y flores en una granja de res alimentada con pasto
No son solo los animales en las granjas los que sufren. Las especies de animales y plantas silvestres están amenazadas por los hábitats fragmentados e inhóspitos que crean la ganadería y la agricultura intensivas.

Dependemos de la salud de los ecosistemas para nuestro bienestar general: nos proporcionan comida, agua e incluso el aire que respiramos9. En 1997, un grupo de científicos afirmó que si se valoraran económicamente los servicios que nos brindan nuestros ecosistemas, valdrían alrededor de 33 000 millones de euros al año. A pesar de esto, la supervivencia de innumerables especies de plantas y animales en todo el mundo está amenazada actualmente11. Si bien hay una variedad de factores que impulsan esta crisis de extinción, un componente crítico es la ganadería industrial.

Residuos tóxicos

La ganadería industrial puede crear una serie de problemas de contaminación, fragmentando y destruyendo los hábitats naturales. Esto puede forzar a los animales y plantas que los habitan a migrar o incluso provocarles la muerte. La variedad de residuos de las granjas industriales puede ser particularmente problemática, ya que estos se filtran a las corrientes de agua y, en el peor de los casos, dejan vastas "zonas muertas", donde pocas especies pueden sobrevivir. Parte del nitrógeno también se volverá gaseoso, convirtiéndose, por ejemplo, en amoníaco, lo que crea problemas como la acidificación del agua y la disminución de la capa de ozono.

La competición por el espacio

La destrucción deliberada de hábitats naturales es un factor importante de pérdida de biodiversidad. Debido a que los animales en las granjas necesitan comer mucho, también necesitamos mucha tierra para cultivar este alimento. De hecho, alrededor de un tercio de las tierras agrícolas del mundo ya están dedicadas al cultivo de piensos3. Desafortunadamente, debido a que el espacio para las cosechas es escaso, estamos viendo un impulso por ocupar con cultivos las tierras de algunas partes de América Latina y África subsahariana, incluidos pastizales y bosques de gran valor ambiental. Entre 1980 y 2000, se creó un área 25 veces mayor que el tamaño del Reino Unido en países en desarrollo destinado a nuevas tierras agrícolas; más del 10% de este espacio fue a expensas de los bosques tropicales existentes. Los científicos que llevaron a cabo esta investigación concluyeron que los impulsores principales de este cambio habían sido la agricultura y ganadería industriales, y no las granjas familiares12. Sin embargo, el problema no se limita a las regiones tropicales; la creciente presión sobre las tierras de cultivo en toda Europa, por ejemplo, está provocando la desaparición de una amplia variedad de plantas y animales13

Un clima cambiante

Como se explica en nuestra sección sobre el cambio climático, la ganadería industrial produce importantes emisiones de gases de efecto invernadero; de hecho, el 14,5% de nuestras emisiones totales, que es más que el sector del transporte global3. Estas emisiones están agravando el cambio climático y haciendo que ciertos hábitats sean cada vez más hostiles para vivir. De acuerdo con el Convenio sobre la Diversidad Biológica5, el cambio climático puede afectar el crecimiento y la producción de las plantas al promover la propagación de plagas y enfermedades, aumentar la exposición al estrés por calor, cambiar los patrones de lluvia, y fomentar la erosión del suelo debido a los vientos más fuertes.

No lo decimos solo nosotros

Se han identificado 169 áreas marinas como "zonas muertas" en 2008, frente a 44 en 1995. Se estimó en 2002 que una de las más grandes, encontrada en el Golfo de México, era del tamaño de Massachusetts: 22000 kilómetros cuadrados.

World Resources Institute (WRI) (2008)14

Las tendencias actuales sugieren que la expansión agrícola en la Amazonía para el pastoreo y los cultivos destruirá el 40% de esta frágil selva tropical virgen para el 2050. 

Nature (2006)15

La ganadería industiral pone en peligro la supervivencia de otros animales y plantas, con impactos que incluyen la contaminación, la deforestación y el cambio climático. 

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial pone en peligro el mundo natural. Al tomar medidas contra las granjas industriales, también estamos ayudando a preservar valiosos ecosistemas y los animales y plantas que los habitan.

Action Icon
¿Quieres proteger la biodiversidad?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Contaminación

La ganadería industrial contamina el medio ambiente con una variedad de toxinas potencialmente letales.

Gran recinto lleno de residuos provenientes de granjas intensivas
Tener tantos animales juntos en tan poco espacio genera mucho estiércol. Los purines pueden ser útiles a pequeña escala, pero potencialmente catastróficos en grandes cantidades.

Con cientos o, a menudo, miles de animales apiñados, las granjas industriales pueden crear una variedad de problemas de contaminación. Esto puede afectar tanto a los entornos naturales como a los animales y plantas que los habitan16. En 2006, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) describió la ganadería como "... uno de los contribuyentes más importantes a los problemas ambientales más graves de la actualidad"3

Muchos animales significa mucha comida

Los métodos de ganadería más tradicionales pueden ser relativamente eficientes, convirtiendo la hierba y otros productos de desecho en alimentos útiles. Pero el modelo de ganadería industrial de "crecimiento rápido y alto rendimiento" es mucho menos eficiente, ya que utiliza cantidades sustanciales de granos y soja rica en proteínas. Estos cultivos a menudo se tratan con grandes cantidades de pesticidas y fertilizantes ricos en nitrógeno y fósforo para estimular el crecimiento de las plantas17. Aunque esto ayuda a lograr un mejor rendimiento en las plantas, una gran parte del fertilizante se desperdicia y acaba en el medio natural18.

Muchos animales significa muchos residuos

Los animales en las granjas producen diariamente grandes cantidades de residuos ricos en nitrógeno y fósforo. Esto puede ser algo bueno: los purines pueden ser una forma útil de abono, que reponen el suelo con ciertos nutrientes19. Pero en las granjas industriales, la concentración de animales en el interior generalmente significa que los desechos se concentran en áreas relativamente pequeñas. Los residuos deben gestionarse y eliminarse adecuadamente, pero esto no siempre sucede, y estos pueden llegar al entorno natural20.

Una catástrofe ambiental en potencia

El nitrógeno y el fósforo pueden crear problemas importantes: por ejemplo, pueden filtrarse a los cursos de agua. Esto puede matar plantas y animales, e incluso dejar vastas "zonas muertas", donde pocas especies pueden sobrevivir. Parte del nitrógeno también se volverá gaseoso, convirtiéndose en amoníaco, por ejemplo21, , que puede acidificar las aguas y disminuir la capa de ozono. Nosotros también podemos vernos afectados directamente, ya que la calidad del suministro de agua puede verse amenazada22.

Y hay una larga lista de problemas relacionados

No se trata solo de niveles peligrosos de nitrógeno y fósforo que surgen de las granjas industriales; pueden producir un cóctel de contaminantes que incluyen patógenos como E. coli23, metales pesados y pesticidas18, que pueden poner en peligro nuestra salud y la de otros animales y plantas.

No lo decimos solo nosotros

Some large farms can produce more raw waste than the human population of a large US city. Algunas granjas grandes pueden producir más residuos que la población humana de una gran ciudad de EE. UU.

Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU. (GOA) (2008)24

La ganadería representa más del 60% de nuestras emisiones globales de amoníaco.

FAO (2006)3

El negocio de la ganadería se encuentra entre los sectores más dañinos para los recursos hídricos cada vez más escasos de la tierra, contribuyendo, entre otras cosas, a la contaminación del agua por purines, antibióticos y hormonas, productos químicos de las curtidurías, fertilizantes y pesticidas utilizados para fumigar cultivos forrajeros.

Naciones Unidas (UN) (2010)25

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial contamina el medio ambiente. Al tomar medidas contra la ganadería industrial, no solo estamos creando una revolución en la manera en que criamos animales y nos alimentamos; también estamos abordando algunos de los problemas ambientales más urgentes del mundo.

Action Icon
¿Quieres luchar contra la contaminación?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Desperdicio de recursos

La ganadería industrial desperdicia recursos, requiriendo grandes cantidades de insumos pero devolviendo poca energía en forma de alimento.

Vista aérea de la deforestación en Brasil
The production of vast quantities of animal feed creates barren fertiliser- and pesticide-soaked landscapes.

 La cría de animales convierte productos vegetales en carne, leche y huevos. Los métodos agrícolas más tradicionales pueden ser relativamente eficientes, como convertir hierba y otros residuos en alimentos útiles. Pero el modelo de agricultura industrial de 'crecimiento rápido y alto rendimiento' es mucho menos eficiente, ya que utiliza grandes cantidades de recursos, como agua, cereales y aceite, pero proporciona relativamente poca energía a cambio.

Fábricas de proteínas a la inversa

Aunque a los animales en granjas industriales se les da mucho alimento, gran parte se desperdicia: los animales no pueden convertir todo lo que comen en carne porque usan esa energía para otras actividades, como moverse y mantener su temperatura corporal. En 2000, se calculó que por cada kilo de carne producido se requieren muchos más kilos de pienso26.

Uso intensivo de recursos

Debido a que se usa tanto alimento para la ganadería intensiva, se necesita una gran cantidad de otros recursos para cultivarlo. Uno de ellos es la tierra, de la cual se necesita mucha más para producir carne o productos lácteos que para producir verduras, cereales o frutas27. Y luego está el agua, que a menudo se usa para regar los cultivos, especialmente cuando se cultivan en países que tienen niveles más bajos de lluvia. Según WWF28, la producción ganadera representa alrededor del 23% de toda el agua utilizada en la agricultura, lo que equivale a más de 1.150 litros por persona y día. También se necesita mucha energía, en particular para la fabricación de fertilizantes y plaguicidas sintéticos para el cultivo de piensos2. Además, estos plaguicidas y fertilizantes requieren grandes volúmenes de recursos valiosos como el nitrógeno y el fósforo. Muchos de estos recursos podrían aprovecharse mejor, ayudándonos a producir suficientes cultivos para la población mundial actual, por ejemplo.

Agotamiento de recursos

Existe una gama de recursos no renovables, como el petróleo y el fósforo29, exhaustivamente utilizados en la ganadería industrial. Cuando la disponibilidad de un recurso alcanza su máximo, los suministros comienzan a disminuir. Si bien las opiniones varían sobre cuándo se acabarán estos materiales, la simple realidad es que llegará un momento en el futuro en el que no tendremos acceso a algunos de los materiales de los que hemos llegado a depender para la producción de alimentos provenientes de la ganadería industrial. Y debido a que estos materiales se encuentran ahora en países limitados, existen riesgos geopolíticos obvios para los países que son importadores netos30.  

No lo decimos solo nostros

De media, se necesitan 6kg de proteína vegetal para producir solo 1kg de proteína animal.

The American Journal of Clinical Nutrition (AJCN) (2003)27

Se necesitan más de 15 000 litros de agua de media para producir un kilo de ternera. En comparación, se necesitan alreadedor de 1 200 litros para un kilo de maíz y 1 800 para un kilo de trigo. 

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) (2010)31

En los EE.UU., la ganadería que utiliza productos químicos de forma intensiva requiere el equivalente a 1 barril de petróleo de energía para producir 1 tonelada de maíz, un componente importante de la alimentación de los animales. 

Banco Mundial (World Bank) (2008)32

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial desperdicia recursos. Al tomar medidas contra ésta, no solo estamos creando una revolución en la manera en que criamos animales y nos alimentamos; también estamos ahorrando recursos vitales, que pueden utilizarse mejor de otras formas.

 

Action Icon
¿Quieres luchar contra el desperdicio de recursos?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Nuestras fuentes

  1. The Royal Society (2010), Energy and the Food System
  2. Pimentel (2004), from The Organic Centre (2006), Impacts of Organic Farming on the Efficiency of Energy Use in Agriculture
  3. FAO (2006), Livestock's Long Shadow
  4. Nature (2011), Climate Change Curbs Crops
  5. CBD (2007), Biodiversity and Climate Change
  6. European Commission (2011), Roadmap for Moving to a Low-Carbon Economy in 2050
  7. FAO (2013), Tackling Climate Change Through Livestock
  8. UNEP (2002), Climate Change Information Sheet
  9. Defra (2011), Ecosystems Services
  10. Nature (1997), The Value of the World's Ecosystem Services and Natural Capital
  11. IUCN (2008), Wildlife in a Changing World, An analysis of the 2008 IUCN Red List of Threatened Species™
  12. PNAS (2010), Tropical Forests Were the Primary Sources of New Agricultural Land in the 1980s and 1990s
  13. Birdlife International (2011), Agriculture in Biodiversity in the EU
  14. WRI (2008), Eutrophication and Hypoxia in Coastal Areas: A Global Assessment of the State of Knowledge
  15. Nature (2006), Modelling Conservation in the Amazon Basin
  16. CDC (2011), Animal Feeding Operations
  17. Greenpeace (2017), Forests and Agriculture
  18. Pew Commission (2008), Putting Meat on the Table
  19. ESF (2011), European Nitrogen Assessment
  20. USEPA (2011), What's the Problem
  21. EIP (2011), Hazardous Pollution from Factory Farms
  22. USEPA (2011), Human Health
  23. NRDC (2001), Cesspools of Shame
  24. GOA (2008), Concentrated Animal Feeding Operations
  25. UN (2010), Rearing Cattle Produces More Greenhouse Gases than Driving Cars
  26. Smil (2000), Feeding the World: A Challenge for the Twenty-first Century, MIT Press
  27. AJCN (2003), Sustainability of Meat-based and Plant-based Diets and the Environment
  28. WWF (2008), Living Planet Report 2008
  29. Nature (2009), The Disappearing Nutrient
  30. SEI (2004), The Precarious Geopolitics of Phosphorous
  31. UNESCO (2010), The Green, Blue and Grey Water Footprint of Farm Animals and Animal Products
  32. World Bank (2008), Agriculture for Development
Globe

Estás utilizando un navegador obsoleto no soportado por nuestra web. Actualiza tu navegador para mejorar la experiencia de navegación y seguridad.

Si tienes más preguntas con respecto a éste, o cualquier otro asunto, contacta con nosotros en contacto@ciwf.es. Nuestro objetivo es responder a todas las consultas dentro de dos días hábiles. Sin embargo, debido al alto volumen de correspondencia que recibimos, en ocasiones puede llevar un poco más de tiempo. Por favor, ten paciencia con nosotros si este es el caso. Alternativamente, si tu consulta es urgente, puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono +34 659 100 585 (L a V de 9h a 17h)