Icono de búsqueda

Poniendo fin a la Ganadería Industrial

Pobreza y problemas sociales

Leer más
Granja en venta

Desigualdad alimentaria

Hay una enorme brecha entre los que tienen y los que no en cuanto a la distribución de alimentos en todo el mundo

Vacas siendo alimentadas en una explotación ganadera intensiva
A los animales de granja en las granjas a menudo se les da alimentos que los humanos podríamos comer, lo que aumenta los precios de la comida y agrava la crisis del hambre.

Alrededor de mil millones de personas no tienen suficiente para comer. Actualmente, esta crisis mata a más personas que el sida, la malaria y la tuberculosis juntos1. Por el contrario, alrededor de 1.500 millones de personas en el mundo occidental han sido diagnosticadas con sobrepeso, alrededor de un tercio de las cuales son obesas2. Esta situación obstaculiza los esfuerzos de las Naciones Unidas (ONU) para lograr el Objetivo de Desarrollo del Milenio de erradicar la pobreza extrema y el hambre3. La ganadería en pequeña escala desempeña un papel fundamental en los países en desarrollo y contribuye al bienestar de más de 800 millones de pequeños agricultores pobres4. Sin embargo, la ganadería industrial a gran escala está agravando la crisis alimentaria.

Aumento de la demanda de alimentos

Actualmente, alrededor de dos tercios de los animales de granja en todo el mundo se crían en granjas industriales. Crecen en sistemas que dependen de piensos de cereales y soja para un crecimiento rápido y un alto rendimiento. Aunque las vacas lecheras están adaptadas naturalmente a pastar y comer hierba, ahora también se las está criando para que sean más dependientes de los cereales y los piensos de soja. Esta demanda de alimento significa que estamos poniendo a los humanos en competencia con los animales. Literalmente, estamos tomando alimentos de alta calidad y ricos en nutrientes que la gente podría comer y dándoselos de comer a los animales en las granjas.

Los recursos necesarios para producir este alimento

La competencia por la comida no es el único problema. Para el cultivo de piensos, se despejan grandes extensiones de tierra, tanto en países desarrollados como en desarrollo. Tomemos la soja, por ejemplo, que se cultiva principalmente en países en desarrollo. Se ha citado la demanda de este cultivo como particularmente dañina5, lo que ha provocado que se les quiten tierras a algunos agricultores. Incluso ha causado violentos enfrentamientos entre empresas multinacionales, pueblos indígenas y sus gobiernos6.

Sin embargo, el uso de la tierra no es el único problema. Según el Foro Económico Mundial7, la ganadería es un "actor clave" en el uso del agua, ya que representa el 8% del agua total que utilizamos en todo el mundo. La mayor parte de este porcentaje se destina al riego de cultivos forrajeros. Una carta publicada en Nature8 afirmaba que, en China, "el cambio en los patrones de consumo de alimentos es la principal causa del empeoramiento de la escasez de agua. Si otros países en desarrollo siguen la tendencia de China hacia dietas occidentales ricas en proteínas, la escasez mundial de agua será aún más grave."

Precios inaccesibles 

No acaba aquí. En 2011, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (UNFAO) declaró9 que los precios de los alimentos habían subido en los últimos años. Esto se debía, en parte, al “crecimiento económico a largo plazo en varios grandes países en desarrollo que (a) presionó al alza los precios del petróleo y los fertilizantes por estar basado en el uso intensivo de recursos debido al uso intensivo de recursos de su crecimiento económico y (b) condujo a un aumento de la demanda de carne y, por tanto, de piensos, a medida que se diversificaron las dietas en estos países”. Esta tendencia al alza en los precios puede dificultar cada vez más el acceso a los alimentos vitales para quienes más los necesitan.

No lo decimos solo nosotros

Con… un cambio fundamental en las funciones de la ganadería, existe un peligro significativo de que se esté expulsando a la gente pobre de esta práctica... y la seguridad alimentaria mundial se vea comprometida.

Banco Mundial (World Bank) (2001)10

Imagina un canal de 10 metros de profundidad, 100 metros de ancho y 7.1 millones de kilómetros de largo, lo suficiente para rodear la tierra 180 veces. Esa es la cantidad de agua que se necesita cada año para producir alimentos...

UNFAO (2007)11

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial rompe nuestros sistemas alimentarios. Al tomar medidas contra la ganadería industrial, no solo estamos creando una revolución en la manera en que criamos animales y nos alimentamos; también estamos ayudando a que todo el mundo tenga la comida que necesita.  

Action Icon
¿Quieres luchar contra la hambruna?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Medios de vida en peligro

La ganadería industrial perjudica la economia y amenaza las fuentes de sustento de los residentes locales y los trabajadores agrícolas.

Granja en venta
La consolidación de granjas más pequeñas ha colapsado de la mano de las comunidades rurales.

La ganadería industrial es claramente un problema global, pero también tiene impactos más localizados. Los trabajadores de las granjas y las personas que viven en las cercanías de granjas industriales también pueden verse afectadas.

Una bocanada de contaminación

El polvo y los gases tóxicos, como los compuestos de azufre y el amoníaco, surgen tanto de los animales como de los piensos y los purines. Esto puede reducir la calidad del aire y crear problemas respiratorios12. La contaminación es particularmente problemática para los trabajadores de las granjas, los niños y los ancianos. En el caso de la producción porcina, se ha afirmado13 que "... al menos el 25% de los trabajadores [de la ganadería de estilo industrial] padecen enfermedades respiratorias como bronquitis, irritación de las membranas mucosas, síndromes similares al asma y síndrome de dificultad respiratoria aguda". Los materiales utilizados para cultivar alimentos para las granjas industriales también pueden ser peligrosos, particularmente en los países en desarrollo donde las leyes pueden ser más permisivas5. Los productos químicos que a veces se utilizan para cultivar soja, por ejemplo (pesticidas, herbicidas y fungicidas), causan problemas de salud agudos y crónicos en varios países de América del Sur14.

Malas noticias para los granjeros

Con un enfoque significativo en la mecanización, la ganadería industrial está ejerciendo una enorme presión sobre el sector ganadero europeo: ha habido una disminución a largo plazo tanto en el número de granjeros como de trabajadores agrícolas  la UE. En 2010, se anunció15 que el empleo en el sector ganadero y agrícola de la UE se redujo en un 25% entre 2000 y 2009.

Las economias locales pueden verse perjudicadas

Las comunidades locales también pueden verse afectadas por las granjas industriales. Existe evidencia de que la industrialización de las granjas más pequeñas conduce al deterioro de las comunidades rurales. Según la Pew Comission12, el 'tejido social' de las comunidades cambia significativamente cuando las granjas industriales reemplazan a las granjas familiares. Esto se debe en parte a que la ganadería industrial depende más de la tecnología que de la mano de obra. Esto ha llevado a una preferencia cada vez mayor por los trabajadores temporales o migrantes que están dispuestos a aceptar salarios más bajos12. En 2007, los científicos escribieron que "la concentración económica de las operaciones ganaderas tiende a quitar un porcentaje más alto de dinero de las comunidades rurales que cuando la industria está dominada por operaciones ganaderas más pequeñas, que tienden a hacer circular el dinero dentro de la comunidad"13. En algunos países en desarrollo, los impactos pueden ser aún más devastadores, con tierras arrebatadas a sus propietarios para cultivar alimentos para animales como la soja. En Paraguay se pueden encontrar kilómetros y kilómetros de plantaciones de soja, la mayoría de las cuales pertenecen a grandes terratenientes y empresas multinacionales. La siembra y cosecha de esta tierra se realiza con máquinas, lo que significa que hay menos personas empleadas y muchas tienen que irse de las zonas rurales para buscar trabajo en las ciudades. En el peor de los casos, algunas personas se ven obligadas a abandonar sus propias tierras para dejar espacio a los cultivos (The Ecologist6).

No lo decimos solo nosotros

Hace cincuenta años, un granjero que criaba cerdos o pollos podría estar expuesto a varias docenas de animales durante menos de una hora al día. Hoy en día, el trabajador de instalaciones de confinamiento actuales está a menudo expuesto a miles de cerdos o decenas de miles de pollos durante ocho o más horas cada día.

Pew Commission (2008)12

…El aire que ha sido analizado en algunas granjas industriales de los EE. UU. Es peor que en las ciudades más contaminadas de américa y expone a los trabajadores a concentraciones de contaminantes muy superiores a las normas de seguridad laboral.

Proyecto de Integridad Ambiental (Environmental Integrity Project) (2011)16

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial rompe comunidades. Al tomar medidas contra la ganadería industrial, no solo estamos creando una revolución en la manera en que criamos animales y nos alimentamos; también estamos creando un mundo más próspero y justo para nosotros.

Action Icon
¿Quieres luchar contra la injusticia?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Desperdicio de recursos

La ganadería industrial requiere de grandes inversiones de recursos, pero da relativamente poca energía alimentaria a cambio.

Irrigation-Equipment-3456x2304.jpg
Other precious resources, such as water and oil, are also wasted by factory farming.

La cría de animales convierte productos vegetales en carne, leche y huevos. Los métodos ganaderos más tradicionales pueden ser relativamente eficientes, como convertir hierba y otros residuos en alimentos útiles. Pero el modelo de ganadería industrial de 'crecimiento rápido y alto rendimiento' es mucho menos eficiente, ya que utiliza grandes cantidades de recursos, como agua, cereales y aceite, pero proporciona relativamente poca energía a cambio.

Fabricas de proteínas a la inversa

Aunque a los animales en las granjas industriales se les da una gran cantidad alimento, mucho se desperdicia: los animales no pueden convertir todo lo que comen en carne porque usan esa energía para otras actividades, como moverse y mantener su temperatura corporal. En 2000, se calculó que por cada kilo de carne producido se requieren muchos más kilos de pienso17.

Uso intensivo de recursos

Debido a que se usa tanto alimento para la ganadería intensiva, se necesita una gran cantidad de otros recursos para cultivarlo. Uno de ellos es la tierra, de la cual se necesita mucha más para producir carne o productos lácteos que para producir verduras, cereales o frutas18. Y luego está el agua, que a menudo se usa para regar los cultivos, especialmente cuando se cultivan en países que tienen niveles más bajos de lluvia. Según el WWF19, la producción ganadera representa alrededor del 23% de toda el agua utilizada en la agricultura, lo que equivale a más de 1.150 litros por persona y día. También se necesita mucha energía, en particular para la fabricación de fertilizantes y plaguicidas sintéticos para el cultivo de piensos20. Además, estos plaguicidas y fertilizantes requieren grandes volúmenes de recursos valiosos como el nitrógeno y el fósforo. Muchos de estos recursos podrían aprovecharse mejor, ayudándonos a producir suficientes cultivos para la población mundial actual, por ejemplo.

Agotamiento de recursos

En las granjas industriales se utilizan comúnmente substancias como el petróleo y el fósforo21. Al ser estos recursos no renovables, significa que en algún momento su disponibilidad alcanzará su máximo rendimiento y los suministros comenzarán a disminuir. Si bien las opiniones varían sobre cuándo se acabarán estos materiales, la simple realidad es que llegará un momento en el futuro en el que no tendremos acceso a algunos de los materiales de los que dependemos para producir los alimentos de granjas industriales. Y debido a que estos materiales se encuentran ahora en países limitados, existen riesgos geopolíticos obvios para los países que son importadores netos22.

No lo decimos solo nosotros

Está claro que la producción de piensos consume una gran cantidad de recursos hídricos de fundamental importancia y compite con otros usuarios.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (UNFAO) (2006)23

La producción de carne a partir de animales alimentados de cultivos de regadío tiene un impacto directo en los recursos hídricos, mucho más que si la carne se deriva de animales de pasto y de animales alimentados de restos vegetales.

Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI) (2008)24

¿Y qué hacemos?

La ganadería industrial desperdicia recursos. Al tomar medidas contra la ganadería industrial, no solo estamos creando una revolución en la manera en que criamos animales y nos alimentamos; también estamos ahorrando recursos vitales, que pueden utilizarse mejor en otros lugares.

Action Icon
¿Quieres luchar contra el desperdicio de recursos?

Involucrarse en la batalla contra la ganadería industrial no podría ser más fácil. Simplemente regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico de Compassion in World Farming y así conocer campañas urgentes y otras formas en las que puedes ayudar a poner fin a la crueldad hacia los animales en las granjas.

Regístrate para recibir actualizaciones por correo

Nuestras fuentes

  1. WFP (2011), Hunger Stats
  2. WHO (2011), Obesity and Overweight
  3. UN (2011), Millennium Development Goal 1
  4. World Bank (2009), Minding the stock: Bringing Public Policy to Bear on Livestock Sector Development
  5. Friends of the Earth (2008), What's Feeding our Food? The Environmental and Social Impacts of the Livestock Sector
  6. The Ecologist (2009), Killing Fields. The True Cost of Europe's Cheap Meat
  7. WEF (2009), The Bubble Is Close to Bursting: A Forecast of the Main Economic and Geopolitical Water Issues Likely to Arise in the World during the Next Two Decades
  8. Nature (2008), Correspondence: China's Move to Higher Meat Diet Hits Water Security
  9. UNFAO (2011), The State of Food Insecurity in the World 2011
  10. World Bank (2001), Livestock Development: Implications for Rural Poverty, the Environment and Global Food Security
  11. UNFAO (2007), Water for Food, Water for Life
  12. Pew Commission (2008), Putting Meat on the Table
  13. EHP (2007), Community Health and Socioeconomic Issues Surrounding Concentrated Animal Feeding Operations
  14. The Dutch Soy Coalition (2008), Soy - Big Business, Big Responsibility. Addressing the social and environmental impact of the soy value chain
  15. Eurostat (2010), News Release: Employment in the Agriculture Sector Down by 25% Between 2000 and 2009
  16. EIP (2011), Hazardous Pollution From Factory farms: An Analysis of EPA's National Air Emissions Monitoring Study Data
  17. Smil (2000), Feeding the World: A Challenge for the Twenty-first Century, MIT Press
  18. AJCN (2003), Sustainability of Meat-based and Plant-based Diets and the Environment
  19. WWF (2018), Living Planet Report 2018
  20. Pimentel (2006), Impacts of Organic Farming on the Efficiency of Energy Use in Agriculture
  21. Nature (2009), The Disappearing Nutrient
  22. SEI (2004), The Precarious Geopolitics of Phosphorous
  23. UNFAO (2006), Livestock's Long Shadow
  24. SIWI (2008), Saving Water: From Field to Fork
Globe

Estás utilizando un navegador obsoleto no soportado por nuestra web. Actualiza tu navegador para mejorar la experiencia de navegación y seguridad.

Si tienes más preguntas con respecto a éste, o cualquier otro asunto, contacta con nosotros en contacto@ciwf.es. Nuestro objetivo es responder a todas las consultas dentro de dos días hábiles. Sin embargo, debido al alto volumen de correspondencia que recibimos, en ocasiones puede llevar un poco más de tiempo. Por favor, ten paciencia con nosotros si este es el caso. Alternativamente, si tu consulta es urgente, puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono +34 659 100 585 (L a V de 9h a 17h)